martes, 3 de septiembre de 2013

Cuando Me Vaya



Cuando Me Vaya.

Mientras me toco la cara con los pétalos amarillos;
Me pregunto, si cuando me vaya;
¿Extrañaras algo de mí?
Extrañaras mi torso helado,
Mi sed de sobrevivir, mi  prisa, mis fatigas
Mis dudas retoricas.

Mientras  el viento me sacude el pelo;
Pienso;  Es ese éxodo aproximado, en
La visita segura,  el único viaje descalza.
Con los bolsillos lleno de insectos, con
Las mortajas perfumadas del roció,
Lluvia que mojara mi techo de tierra.

¿Qué será del amor,  las  risas  y las penas que  dejare?
Me recordaras  cuando juegues en la fuente que nos gustaba;
Reposaras sobre aquellos sepulcros ausentes  del tropel;
Escucharas simplemente  el zumbido de las abejas obesas,
La canción del cuervo, el movimiento de las hojas.

Seré un poco del aire que seque tu sudor cuando corras;
Te acariciare con el ápice de la llovizna;
Te calentare con mi extraña intensidad,
 No le cuentes a nadie
Mis secretos, mis fobias, mis vicios, mis perversiones
Mis groserías  al éter;
Llévalas contigo desde que salga el sol hasta que
La luna se esconda.

Mientras la materia resida bajo el barro;
Con los ojos cerrados, la boca en sangre áspera,
Las manos agrietadas y mi cara perdida;
Las uñas desaparecidas, mi pelo vasto
Muerto como postizo.
Aun así  la entraña viva seguirá amando;
Seguirá inconscientemente soñando, tal vez.

¡Y qué puede ser tan difícil cuando me vaya! Si al final el momento llegara;
Sin marcha atrás, sin estirar los brazos, alejando mi silueta,
Poco a poco, sin despedir  la clavícula fragmentada, sin cubrir
La nariz para que no suene la flema. Son acciones qué se
 Imposibilitaran, en el momento de partir ¿Qué hare sin ti?

Quiero que apuñes  mi mano, para sentir tu incandescencia;
Y detener el segundo con mi última salida.
Tu amor es la  necesidad  desvelada  qué  me mantiene,
Es la luz en mi interpretación mental. 

De aquí a aquel horizonte no vaciles, aprecia
El espacio rojo que se asome al caer la noche;
Pues ahí estaré esperando por ti.

                                                                                           Escrito por: Katya Cruz

No hay comentarios:

Publicar un comentario